El sábado 20 de abril en la Iglesia de Santo Domingo, también llamada Santuario Nacional de Nuestra Señora del Santo Rosario de la Naval de Manila tuvo lugar otra celebración de los cien años de aprobación pontificia de la Institución Teresiana tras la primera celebración en el Colegio San Pedro Poveda, en Ciudad Quezón.

En este histórico e imponente templo, el Cardenal José F. Advíncula, Arzobispo Metropolitano de Manila presidió la Eucaristía de acción de gracias, de renovación y de compromiso, acompañado de quince concelebrantes. Asistieron cerca de cuatrocientas personas, miembros IT, MIT, familias, amistades, colaboradores y simpatizantes.

Cardinal Advincula y Lucia SubaldoSímbolos de gratitud

Antes de la misa se ofrecieron símbolos ante la imagen de San Pedro Poveda cerca del altar, expresiones de nuestra inmensa gratitud al Señor: cirios y Estatutos de la IT representando la llamada del P. Poveda a ser luz del mundo; una bola del mundo, simbolizando la variedad de presencias de misión; tallos de arroz como muestra del arraigo de la IT en Filipinas desde hace casi 75 años.

El Cardenal Advíncula comenzó saludando a los miembros de la IT en nombre del pueblo de Dios en la Archidiócesis de Manila. En esta Misa, dijo, “honramos a las mujeres y hombres de la IT que, unidos, ponen su fe en la Eucaristía, y a través de la educación y la cultura contribuyen al avance y la transformación humana. Como Santa Teresa de Ávila, escuchan la Palabra de Dios y la guardan”.

Apostolado laical

En su homilía, el Card. Advincula desarrolló dos aspectos del apostolado laical hoy, a partir de la 1ª lectura, Hch 9,31-42: La dignidad pascual y el ministerio de frontera.

Citando a Poveda, “tenéis que ser Crucifijos vivientes” dijo que, mientras viven inmersos en el mundo, siendo siempre testigos de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, los miembros tienen que mantener su dignidad como pueblo pascual, como corresponde a los bautizados.

Además, dijo que el apostolado laical es un ministerio de frontera, las fronteras de la vida humana tienen que ser el lugar preferido de su misión, los bordes e intersticios de la experiencia humana, los espacios marginales y límite de la vida; el camino no hollado y desconocido, más allá de los confines de conveniencias y convenciones. Luzon TA100 Collage

La Iglesia necesita urgentemente apóstoles laicos con una sólida fe cristiana y una auténtica sensibilidad humana para descubrir estas fronteras.

Antes de la bendición final, un canto a Nuestra Señora del Rosario para recordar el origen mariano de la IT en Covadonga y el papel indispensable de María en la vida cristiana. La excelente actuación del coro facilitó la participación, el culto y la oración.

¡Gracias!

Lucia Subaldo, Directora de Sector de Filipinas, dio un efusivo y sentido voto de agradecimiento a todos los presentes, comenzando por el Cardenal Arzobispo de Manila.

Siguió un cóctel en el lugar, donde además de presentar algunos videos y carteles informativos sobre la IT, hubo ocasión para saludar a los invitados, especialmente a las familias, nuevas amistades y amistades de toda la vida. De hecho, podemos decir con el salmo 106: “Dad gracias al Señor, porque es bueno porque es eterna su misericordia”.

Nenita Tenefrancia. Manila, Philippines.

 

 

 

Publicado en Noticias clicdedito