El domingo 11 de febrero 2024, la Institución Teresiana en Malabo (Guinea Ecuatorial) celebró la misa de acción de gracias por el primer centenario de la aprobación pontificia de la Institución contando con la presencia de la Directora General. A esta celebración se sumó además la de la incorporación de dos miembros en la Asociación ACIT Guinea Ecuatorial.

La Eucaristía tuvo lugar en la parroquia de Elá Nguema y fue presidida por el Arzobispo de Malabo, Monseñor Juan Nsue, acompañado de varios sacerdotes.

malabo collage

En la monición de entrada, la Directora de la IT, Gregoria Ruiz, señaló que la aprobación pontificia fue “el reconocimiento a un modo singular y novedoso de vivir la llamada de fe de todo bautizado en el mundo, al estilo de los primeros cristianos, con la misión de transformar la realidad mediante la educación y la cultura, desde la vida profesional y familiar así como el impulso para llevar la Idea buena, como le gustaba decir a Pedro Poveda, más allá de las fronteras, abriendo proyectos y tejiendo redes de humanidad y evangelio en diversos países de África, América, Asia y Europa”. Antes de finalizar la monición, presentó a los nuevos miembros ACIT y al grupo de formación pre-ACIT para dar visibilidad al crecimiento del grupo IT.

misa 6

El Arzobispo, en su homilía, puso énfasis en la urgencia del cristiano a no atarse a las cosas sino poner su confianza en el Señor, invitando a la Institución Teresiana a continuar trabajando en el anuncio del evangelio y la promoción humana para una transformación social.

Cantos, bailes...

La Eucaristía fue la expresión de una gran fiesta, animada por varios coros que cantaron en diversas lenguas que se hablan en el país (español, annobonés, bubi y fang). Junto a  los miembros de la IT, tomaron parte activa los y las colaboradores de proyectos, antiguo alumnado, los y las jóvenes, el Movimiento Institución Teresiana y el grupo pre-ACIT.

El coro del Centro Virgen María de África, formado por alumnado de secundaria y Formación Profesional cantó con energía y entusiasmo el canto final: “Vosotros sois sal de la tierra” y la “Rumba a Poveda”.

En África no se entiende una celebración religiosa sin un “pica-pica”, en nuestro caso tuvo lugar en el Centro Poveda y en la cripta de la parroquia, participando más de 500 personas. Como en toda fiesta africana, no ha faltado el baile tanto en la celebración Eucarística como en el refrigerio.

Podemos decir que hemos desplegado alas, hemos abierto puertas y ventanas y se ha escuchado el ¡ÚNETE!

grupo final malabo

Encarnación Ruiz y Silvia Mope, Malabo.

 

 

 

Publicado en Noticias clicdedito